El Hospital Sant Joan de Déu ha implantado, de manera pionera en España, un marcapasos sin cables en una chica de 15 años que padecía síncopes por asistolia, un trastorno que le provocaba paradas cardíacas y pérdidas de conocimiento de hasta 15 segundos, y que ponía en grave riesgo su vida. Se trata de la primera persona menor de edad en España en recibir un marcapasos sin cables.

Los marcapasos tradicionales disponen de dos cables que se deben introducir por las venas hasta el corazón y, aunque estos dispositivos han salvado muchas vidas, pueden conllevar complicaciones durante y post intervención en los pacientes pediátricos, por lo que la implementación del nuevo marcapasos sin cables supone un gran avance en cardiología pediátrica.

Este marcapasos sin cables, desarrollado por Medtronic, y que hasta ahora se había utilizado comúnmente en pacientes adultos, es introducido directamente en el corazón a través de la vena femoral de la ingle para seguidamente dirigirlo al corazón donde es depositado y fijado al endocardio. Esta intervención pionera, llevada a cabo por la Unidad de Arritmias del Hospital Sant Joan de Déu, supondrá un gran avance que permitirá preservar las venas de los pacientes y evitar complicaciones en pacientes menores de edad, tal y como afirma Georgia Sarquella, cardióloga pediátrica del mismo hospital.