Del 22 al 24 de febrero, Toledo acogerá el XXI CardioForo 2018. Esta reunión se celebra anualmente desde hace 21 años con el objetivo de que los cardiólogos clínicos que así lo deseen puedan revisar los avances y controversias relacionados con su especialidad. Una de las tres personas que tuvo la idea de poner en marcha esta iniciativa y que, desde entonces, vela para que se siga celebrando fue Luis Rodríguez Padial. El jefe del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario de Toledo nos explica cuáles son las claves del éxito de CardioForo y las novedades de esta edición.

 

RED – ¿Qué es el CardioForo?

RP – Cardioforo es una reunión de formación continuada en cardiología de periodicidad anual. Creo que fue la primera reunión que fue acreditada por la Sociedad Española de Cardiología. Se basa en la presentación breve de las últimas novedades de distintas áreas de la cardiología y en la discusión de casos clínicos que permiten poner en perspectiva los aspectos comentados. La idea es revisar, de forma crítica, los avances que se han dado en el último año en las distintas áreas de la Cardiología. Su formato es de mesas redondas con dos ponentes cada una. Tratan sobre cinco temas: la cardiopatía isquémica, la insuficiencia cardíaca, las técnicas de imagen, las arritmias y otras patologías (miocardiopatías, valvulopatías y enfermedades del pericardio).

 

RED – ¿Por qué se han elegido concretamente esos temas?

RP – Como va dirigido al cardiólogo clínico, se revisa lo fundamental. De forma que, el médico que viene pueda revisar todas las novedades tanto en insuficiencia cardíaca como en técnicas de imagen. Pero además, hay conferencias invitadas que complementan esos temas. Este año, por ejemplo, hay una sobre Big Data en Cardiología.

 

RED – ¿Cuáles diría que son las claves del éxito de CardioForo?

RP – Yo creo que algo que ha contribuido bastante a que CardioForo se haya consolidado es que es un congreso muy completo para el cardiólogo clínico que quiera ponerse al día. Otro de los componentes que hacen que siga teniendo el éxito que tiene ha sido la introducción de los residentes, gente joven. Me explico: al final de esas mesas de las que hablábamos se presentan casos clínicos sobre los que la gente pregunta y comenta. Son los residentes los que los presentan. Con esta técnica del “caso” se consigue ver una aplicación práctica de lo que se ha comentado durante la mesa. Eso hace que se aprenda más, pero también se recuerda más. Esta técnica del “caso” fue también una novedad nuestra.

 

RED – ¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en esta reunión?

RP – Hasta ahora habíamos hablado de ellas, pero no las habíamos utilizado demasiado. Este es el primer año que vamos a utilizar una plataforma digital. Amgen nos facilitará la tecnología que permitirá a la gente preguntar y participar de forma más activa en cada mesa. Es una novedad muy interesante.

 

RED – ¿Qué otras novedades se contemplan en esta edición?

RP – Incorporamos por primera vez a los pacientes con patología cardíaca. Cabe mencionar que no formarán parte del CardioForo, sino que serán un anexo a la reunión. Se trata de una asociación de pacientes con patología cardíaca que hay en Castilla-La Mancha. Estos pacientes van a añadir un componente de educación sanitaria muy interesante. Además, podrán plantear sus inquietudes y demandas al sistema sanitario. De hecho, a ese foro asistirá el Director General de Calidad y Humanoización de la Consejería. Escuchará lo que le dicen y seguro que se van algunos de los planteamientos que salgan. Es una novedad interesante y nuestra idea es mantenerlo a lo largo de los años. Queremos que el CardioForo sirva también como un motivo para que los pacientes se reúnan y planteen sus demandas.

 

RED – ¿Cómo prevé que evolucionará en los próximos años el CardioForo?

RP – La verdad es que es un reto. Nos hemos ido adaptando a las situaciones económicas. Y hemos tenido que hacer recortes. Para una reunión como esta, que no depende de ninguna sociedad científica, no es nada fácil. Se mantiene porque los médicos muestran interés. En principio, nuestra idea es manteniendo una estructura similar, porque yo creo que eso marca el éxito, con gente joven que se va incorporando, casos que se van contemplando, actualizaciones, talleres… Este año como tenemos un cuestionario de calidad, podremos tener en cuenta las sugerencias e ir adaptando la temática de las mesas en la medida de lo posible. El reto también es utilizar cada vez más las nuevas tecnologías.