Estatinas y tratamientos  hipolipemiantes

Actualmente uno de los principales aspectos que están cambiando el panorama del tratamiento de la hipercolesterolemia es el hecho que los niveles bajos y mantenidos en el tiempo de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (c-LDL) son eficaces y seguros. Así lo reflejan diferentes ensayos clínicos que han demostrado que la incorporación a las estatinas de otros tratamientos hipolipemiantes disminuye los niveles de c-LDL por debajo de las recomendaciones actuales, con un buen perfil sobre el riesgo cardiovascular.

 

Reducir c-LDL y estatinas

Para reforzar y demostrar esta hipótesis, un reciente metaanálisis de ensayos clínicos, liderado por el Dr. Robert P. Giugliano  de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Harvard, ha evaluado la eficacia y la seguridad de reducir los niveles de c-LDL en pacientes con unos niveles iniciales de c-LDL iguales o inferiores a 70 mg/dL..

Los investigadores extrajeron los datos de los ensayos clínicos disponibles en la base de datos Medline que hayan estudiado el efecto de los tratamientos hipolipemiantes añadidos a estatinas en la reducción de los niveles de c-LDL por debajo de 70 mg/dL (límite actual que se utiliza en las principales guías de práctica clínica). Se incluyeron los 4 ensayos clínicos disponibles sobre el uso de estatinas en monoterapia (ensayo clínico CTTC) o combinadas con otros tratamientos hipolipemiantes (ensayos clínicos IMPROVE-IT, FOURIER y REVEAL).

Las estatinas coadministradas con otros tratamientos hipolipemiantes redujeron significativamente el riesgo relativo de los eventos adversos cardiovasculares mayores (definidos como la combinación de eventos de muerte cardiaca, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico o revascularización coronaria) en un 21% por cada reducción de 38,7 mg/dL en los niveles de c-LDL.

En particular, el ensayo clínico FOURIER demostró que el inhibidor de la proproteína convertasa humana subtilisina/hexina tipo 9, evolocumab, disminuyó la regresión de la placa aterosclerótica y el riesgo de eventos vasculares mayores progresivamente a medida que los niveles de c-LDL se redujeron hasta alcanzar niveles de 19 mg/dL en el grupo experimental durante un seguimiento de 2,1 años. El número más bajo de eventos adversos cardiovasculares mayores se reportó para iPCSK9.

Para los tratamientos hipolipemiantes añadidos a estatinas, la reducción del riesgo relativo en los eventos adversos cardiovasculares mayores se observó de forma consistente en pacientes con unos niveles medios de c-LDL basales de 63 mg/dL y que alcanzaron unos niveles de 21 mg/dL tras el tratamiento.

Además, la reducción del c-LDL no se asoció en ningún tratamiento a un aumento del riesgo de eventos adversos graves, mialgias y/o miopatías, aumento de las aminotransferasas, diabetes de nueva aparición, ictus hemorrágico o cáncer.

Se concluye que la reducción de los niveles de c-LDL por debajo de los límites actuales se asocia con una mayor reducción del riesgo cardiovascular y con un buen perfil de seguridad.

“Las estatinas u otros tratamientos hipolipemiantes añadidos a estatinas son eficaces y seguros en la reducción del riesgo relativo de eventos adversos cardiovasculares mayores en pacientes que alcanzan unos niveles de c-LDL de 21 mg/dL”.

Puede solicitar el artículo completo en el apartado REDFÓRMATE.

 

Referencia del estudio:
Sabatine MS, Wiviott SD, Im K, et al. Efficacy and safety of further lowering of low-density lipoprotein cholesterol in patients starting with very low levels: a meta-analysis. JAMA Cardiol 2018.