La incorporación de los datos en las diferentes disciplinas médicas es una realidad que mejora el día a día de doctores y pacientes. Hoy os hablamos de los diferentes tipos de datos que se pueden incorporar en cardiología y sus aplicaciones gracias a la tecnología.

Ventajas de aplicar Big Data en cardiología

1. Algoritmos diagnósticos y big data

La automatización de los algoritmos médicos pertinentes a la cardiología puede ayudar a distribuir y aplicar la información médica adecuada.

Estos algoritmos se extienden desde cálculos sencillos a predicciones complejas. La mayoría de los médicos utilizan sólo un pequeño subconjunto de forma rutinaria.

Sin embargo, el uso de estos algoritmos puede suponer impedimentos como la falta de conocimiento, la dificultad de conversión en unidades entendibles y la falta de un punto de información.

2. Datos generados por el paciente

Los pacientes con cardiopatías están acostumbrados al registro de su presión arterial, su pulso y su peso entre otras fuentes de información. Las tecnologías digitales son el complemento perfecto que permite el almacenamiento y la difusión de estos datos para una mejor y más fácil interpretación de ellos.

3. Datos para el paciente y su entorno familiar

No solamente los datos pueden ser de inestimable valor para que el cardiólogo pueda interpretarlos sino que, gracias a las nuevas tecnologías, el paciente puede conocer los datos y aplicar un significado práctico que pueden implementar, por ejemplo, en su adecuación de dietas o en su práctica deportiva habitual.

También existen aplicaciones educativas que pueden ayudar al paciente y su entorno a entender mejor una cardiopatía, a continuar con una medicación o incorporar hábitos de vida saludables.

4. Compartir información con comunidades de pacientes

Las tecnologías digitales permiten compartir con otros pacientes sus experiencias, sus consejos y, a menudo, ser un soporte emocional ante la enfermedad.