Es evidente que con la llegada de internet, y especialmente de los smartphones, las oportunidades se han conectado de forma exponencial. Tres cosas no nos dejamos nunca antes de salir de casa, las llaves (de casa o del coche), la cartera con toda nuestra documentación y el smartphone. ¿Has experimentado un día sin smartphone? Muchos de nosotros sentimos adicción a estos pequeños compañeros que viven en nuestras manos y nos teletransportan a un mundo paralelo a la realidad. De hecho, según un estudio, miramos de media el smartphone 150 veces al día. No me hagáis contar el tiempo que eso puede significar. Pero lo hacemos porqué a través de un smartphone podemos acceder a multitud de beneficios, desde estar informado por acceder a la prensa de forma actualizada, a estar conectados con nuestros seres queridos (Whatsapp).

 

¿Y qué sucede si llevamos el smartphone a nuestras vidas profesionales?

¿Es ya el smartphone una de tus herramientas indispensables en tu práctica asistencial?

¿Los profesionales sanitarios ya no podéis trabajar sin vuestro smartphone?

 

Los smartphones de muchos profesionales sanitarios están llenos de APPs que les han cambiado la vida, ya que les permiten sacar multitud de beneficios de su uso en su vida laboral. Permítanme darles algunos ejemplos.

A través de ellos podemos acceder a las principales fuentes bibliográficas en nuestra palma de la mano. La formación e información jamás había estado tan cerca. Un buen ejemplo es que podemos tener la APP de la Revista Española de Cardiología . También podemos disponer de información sobre medicamentos (posología, dosis, interacciones,…) con la APP Vademecum o iDoctus.

Y no sólo podemos acceder a información relevante sino que también podemos formarnos con casos clínicos reales. Esa es la propuesta de valor de la APP Habilidades en Cardiología que recoge casos reales introducidos por hospitales españoles.

Con una APP podemos mejorar la experiencia de asistir a un congreso médico. Así con la APP oficial del Congreso de la American College of Cardiology podemos acceder a toda la información relevante del congreso en nuestro smartphone. Incluso poder acceder de forma remota a algunas de las ponencias.

A través del smartphone podemos estar en contacto con otros profesionales sanitarios. Cada vez son más los cardiólogos que cuentan con un perfil actualizado y activo en LinkedIn. De hecho, ésta se presenta como la red social profesional que más está creciendo entre los profesionales sanitarios en US.

Varias APPs ayudan a tomar decisiones más inteligentes en la consulta médica. La Sociedad Española de Cardiología nos sugiere algunas de las que ellos recomiendan a través del siguiente link: https://secardiologia.es/multimedia/apps. Entre ellas, a mí me parecen especialmente útiles todas aquellas que aportan algoritmos que permiten la toma de decisiones, o aquellas que nos permiten acceder de forma rápida a guías clínicas de tratamiento.

Los cardiólogos también disponéis de APP para que podáis utilizar en la consulta para explicarles a vuestros pacientes la patología que sufren y el funcionamiento de los diferentes tratamientos disponibles. Es el caso de Cardiosmart. de nuevo de la American College of Cardiology.

También a través de un smartphone podemos hacer algunas pruebas diagnósticas. Cada vez encontramos más soluciones digitales que nos permiten hacer un electrocardiograma. La empresa Alive Health System dispone de la solución Kardia Alivecor (aprobada por la FDA) que consiste en una funda para el smartphone que le permite capturar un electrocardiograma de grado médico en tan sólo 30 segundos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Puedes disponer de más información en https://www.alivehs.com.

 

Pero esto no se acaba aquí. También puedes prescribir o recomendar a tus pacientes APPs que les permitan empoderarse y gestionar mejor su salud:

  • Qwit: para dejar de fumar
  • Stress Checker: para mejorar la gestón del stress
  • Blood Pressure: para medir la tensión arterial con la cámara del smartphone
  • Runkeeper: para motivar y monitorizar el ejercicio físico

 

Estos son sólo una representación de algunos de los beneficios que podemos sacar de poner al alcance de nuestra mano un smartphone. Pero todo no son beneficios sino que tenemos muchos retos para seguir incorporando los smartphone a nuestra práctica asistencial.

¿Aceptarán los pacientes que su médico esté ‘jugando’ con su smartphone en la consulta? Debemos prescribirles recursos digitales para mejorar su experiencia en la gestión de su salud.

¿Los datos que se generan con las APPs la podremos conectar con la historia clínica del paciente? La Generalitat de Catalunya tienen un proyecto para recomendar algunas APP para pacientes que ya están conectados con la carpeta personal del paciente.

¿Todas las APP son fiables? La Consejería de Salud de Andalucía y algunas sociedades científicas ya están evaluando las APPs disponibles y haciendo una lista de aquellas que son fiables.

 

Autor: Xavi Olba, Consultor en Estrategia Digital e Innovación.