Marcador de riesgo cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte prematura en Europa. Por consiguiente, el hallazgo de marcadores, medibles y cuantificables, asociados a las patologías del corazón y los vasos sanguíneos, resultaría de gran utilidad a fin de identificar aquellas personas con mayor riesgo de padecerlas.

Involucrada en el proceso de inhibición del crecimiento óseo, cada vez más evidencias sugieren que la esclerostina también participa en varios trastornos vinculados con la calcificación vascular.

 

Objetivo: reducir la mortalidad por causas cardiovasculares

Ahora, una investigación liderada por el Dr. Manuel Muñoz-Torres del Hospital Universitario San Cecilio y la Universidad de Granada, relaciona la detección de niveles altos en plasma de la proteína esclerostina con la mortalidad debida a causas cardiovasculares.

Para reforzar y demostrar esta hipótesis, los científicos llevaron a cabo un estudio piloto, observacional y longitudinal, con 130 pacientes. Esta cohorte, formada por un número similar de mujeres y hombres con una edad media de 58.8 años, reclutados entre 2006 y 2007, incluía 75 participantes diabéticos de tipo 2. Este trastorno metabólico constituye un factor de riesgo cardiovascular en ambos sexos.

En el primer análisis, la muestra se dividió según la presencia o ausencia de enfermedades cardiovasculares. Los resultados mostraron que la concentración de esclerostina en plasma del primer grupo, 57,96 pmol/L, era significativamente superior a la del segundo, 43,61 pmol/L.

Además, el hecho de padecer diabetes de tipo 2 también se relacionó con un aumento de los niveles de la proteína (53,61 pmol/L frente a 41,99 pmol/L en pacientes no diabéticos). Por último, los participantes de sexo masculino presentaron mayor cantidad de esclerostina, 57,10 pmol/L, que sus compañeras femeninas, 40,28 pmol/L.

De todas las diferentes variables de riesgo consideradas -edad, presencia o ausencia de diabetes, sexo, prevalencia de problemas cardiovasculares, consumo de tabaco, hipertensión y tasa de filtración glomerular- solo los niveles séricos de esclerostina se correlacionaron con la muerte por enfermedad cardíaca y vascular.

Asimismo, el seguimiento de los pacientes a lo largo de 7 años reveló que las concentraciones séricas de la proteína constituían un buen indicador de mortalidad. Prueba de ello es que por cada incremento de 10 pmol/L, la probabilidad de muerte aumentaba un 31%.

Los investigadores concluyen que la esclerostina en suero se plantea como un marcador potencial que podría ayudar a establecer intervenciones clínicas tempranas en individuos de alto riesgo cardiovascular.

Referencia del estudio:
Novo-Rodríguez C, García-Fontana B, Luna-Del Castillo JdD, et al. Circulating levels of sclerostin are associated with cardiovascular mortality. Plos One 2018;13(6):e0199504.