Puedes escuchar el podcast de Health Redvolution aquí: 

 

Longevidad y sistema sanitario

La ciencia aún no ha conseguido detener el envejecimiento, pero hay que reconocer que uno de sus grandes logros ha sido aumentar nuestra esperanza de vida. A día de hoy, el límite de la longevidad de los humanos es de 121 años, la máxima edad que una persona ha llegado a cumplir. Sin embargo, esta prolongación de la expectativa de vida tiene un alto precio.

Los expertos llevan años advirtiéndolo: el sistema sanitario no podrá soportar el manejo de una población tan longeva como predicen las expectativas. Al menos, si esta longevidad viene acompañada de invalideces y de una alta prevalencia de enfermedades degenerativas. Si, además, lo pensamos egoístamente, vivir más años solo merecerá la pena si se nos garantiza una independencia física y una mente lúcida.

 

Terapias preventivas para envejecer bien

Pero convencer a las personas de que deben someterse a terapias preventivas cuando aún no son demasiado mayores ni están enfermos, no es sencillo. La mayoría de las personas sanas, en el apogeo de su vida, difícilmente aceptan que a la larga puedan sufrir problemas de salud. Concienciar sobre ello ha sido uno de los objetivos del doctor José Sabán Ruíz: “Necesitamos sujetos ancianos sanos, que no consuman tantos recursos. Pero para eso hay que empezar a los 50 años, no se puede pretender cambiar a los 80”. Así lo explica en una entrevista en Health REDvolution, el programa de podcasts sobre innovación y eSalud impulsado por Amgen.

 

El endotelio, clave en el envejecimiento

El endotelio, el órgano más importante en el envejecimiento humano

El doctor Sabán Ruín es el responsable y fundador de la Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del Hospital Ramón y Cajal. En una entrevista en Health REDvolution desvela cuál es el órgano más importante en el envejecimiento humano. Hablamos del entotelio. Cuidarlo es clave para reducir la probabilidad de tener un infarto de miocardio o un ictus; y, por tanto, un deterioro de los tejidos, incluida la piel. “Si queremos ahorrar y tener sujetos de edad avanzada que no consuman tantos recursos como los actuales, alguien tendrá que decir: el doctor Sabán tenía razón”, comenta.

El endotelio lleva años acaparando la atención de internistas, cardiólogos, neurólogos, vasculares, endocrinos, genetistas y biólogos. De hecho, ha conseguido que todos estos especialistas remen en la misma dirección. Él mismo narra sus esfuerzos para conseguirlo: “La originalidad que tuvimos en su momento fue rescatar al endotelio de la Biología y llevarlo a la cabecera del enfermo. Esto fue una tarea difícil porque había que desmontar, luchar contra la Medicina convencional. Fue una carrera contra lo imposible. Estuvimos ocho años peleando. De hecho, tardé más años en convencer a los gestores en que la Unidad de Endotelio podía tener un futuro que en terminar la carrera de Medicina”.

Precisamente sobre esta Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del Hospital Ramón y Cajal, reconocida a nivel internacional como modelo de Medicina Preventiva y Antienvejecimiento, comenta: “Hacemos una medicina muy bonita. Nuestra política de trabajo es una política de antienvejecimiento. Hacemos screening y despistaje de enfermedad de Alzhéimer y diagnosticamos de forma precoz los tumores. Todos los años diagnosticamos cerca de 20 tumores en fases precoces, cuando todavía son curables. Solo por eso, el ahorro que le hacemos al sistema sanitario es tremendo”.

 

Puedes escuchar el podcast de Health Redvolution aquí: