Importancia de un desayuno saludable en los niños

El desayuno constituye una parte esencial de un estilo de vida saludable. Sin embargo, se desconoce el modo en que su composición, en términos de calidad de nutrientes y contenido energético, afecta la salud cardiovascular de los niños.

Una reciente investigación, liderada por científicos del Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Agroalimentaria (IS-FOOD) de la Universidad Pública de Navarra, concluye que la calidad del desayuno se asocia con marcadores de riesgo cardiovascular en niños con exceso de peso.

El presente análisis transversal combina los datos de dos ensayos aleatorizados controlados, EFIGRO y ActiveBrains, realizados entre 2014 y 2017, en dos cohortes del sur y el norte de España. En total, participaron 203 escolares de 8 a 12 años de edad con sobrepeso.

Los investigadores observaron que el porcentaje de niñas que no desayunaban (7-21%) era mayor en comparación con el de sus compañeros masculinos (4-11%). Sin embargo, ambos sexos consumían alimentos y bebidas de parecida composición nutricional durante la primera comida del día.

 

Un mal desayuno aumenta el riesgo cardiovascular

La ingesta de galletas, bizcochos, batidos o zumos artificiales, es decir, productos altos en grasas y azúcar, se relacionó con elevados niveles séricos de ácido úrico, así como de colesterol. Además de estos dos indicadores metabólicos de salud cardiovascular, la mala calidad del desayuno y la alta densidad energética también se asociaron con una mayor resistencia a la insulina y un aumento de la presión arterial; incluso en aquellos menores que realizaban actividad física con regularidad.

Trabajos anteriores han abordado la importancia del desayuno en la población infantil y adulta. Su ausencia resulta en la aparición de hipoglucemia y alteraciones del apetito que favorecen el consumo poco controlado de alimentos entre comidas, tanto en niños como en adultos; y por consiguiente, el desarrollo de la obesidad. No obstante, la relevancia de la composición del desayuno permanecía aún por determinar.

Los autores concluyen que su hallazgo destaca la necesidad de implementar nuevos programas educativos nutricionales. Éstos deberán promover no solo la calidad del desayuno, sino concienciar también acerca de la importancia de reducir la ingesta calórica, a fin de promover hábitos de salud cardiovascular entre los más pequeños.

 

Puede solicitar el artículo completo en el apartado REDFÓRMATE.

 

Referencia del estudio:
Arenaza L, Muñoz-Hernández V, Medrano M, et al. Association of breakfast quality and energy density with cardiometabolic risk factors in overweight/obese children: role of physical activity. Nutrients 2018; 10(8):1066. doi:10.3390/nu10081066