Prevención de la enfermedad valvular aórtica

La prevalencia de la enfermedad valvular aórtica (estenosis aórtica o regurgitación aórtica) está aumentando, aunque sus causas modificables aún no se conocen bien y, por consiguiente, no existen enfoques para su prevención. A pesar de que las personas con presión arterial elevada tienen un mayor riesgo de enfermedad vascular aórtica, se desconoce el impacto de los diferentes grados de hipertensión arterial en el desarrollo de esta enfermedad a lo largo del tiempo.

Un reciente estudio ha explorado la relación entre la presión arterial y la valvulopatía aórtica y su evolución en función de la edad y con diferentes niveles de presión arterial en una cohorte de 5,4 millones de adultos del Reino Unido.

Los participantes, de entre 30 y 90 años, iniciaron el estudio sin ningún diagnóstico de enfermedad cardiovascular o enfermedad valvular aórtica. Para cada persona se tomaron un promedio de siete mediciones de presión arterial durante el periodo de estudio de 9,2 años.

A lo largo del estudio, 20.680 pacientes fueron diagnosticados con estenosis aórtica y 6.440 con regurgitación aórtica. Los pacientes tenían 64 y 57 años, respectivamente, en el momento en que se les diagnosticó la estenosis aórtica y la regurgitación aórtica.

Por encima de una presión arterial sistólica de 115 mmHg, cada 20 mmHg adicionales se relacionaron con un 41% más de riesgo de estenosis aórtica y un 38% más de riesgo de regurgitación aórtica.

Además, también se apreció que cada aumento de 10 mmHg en la presión arterial diastólica se asociaba a un 24% más de riesgo de estenosis aórtica, pero no con el riesgo de regurgitación aórtica.

A partir de estos resultados, en la discusión los investigadores sugieren que controlar la presión arterial por niveles inferiores al umbral de 140/90 mmHg podría ayudar a prevenir la enfermedad valvular aórtica.

 

Presión arterial alta

En conclusión, este estudio observacional pone de manifiesto que la presión arterial elevada mantenida en el tiempo es un factor de riesgo potencialmente modificable para la valvulopatía aórtica, no solo para los pacientes hipertensos.

Gracias al número de participantes estudiados y al extenso periodo de seguimiento, este es el primer estudio relevante que investiga cómo afecta la presión arterial en el riesgo de desarrollar una valvulopatía aórtica.

Puedes acceder aquí a la publicación científica original.

 

Rahimi K, Mohseni H, Kiran A, et al. Elevated blood pressure and risk of aortic valve disease: a cohort analysis of 5.4 million UK adults. Eur Heart J 2018; doi: 10.1093/eurheartj/ehy486.