La educación es uno de los campos en los que las nuevas tecnologías pueden marca un factor diferencial en beneficio de los alumnos, sin embargo, esta esperanza se multiplica si hablamos de la educación sanitaria, donde tecnologías con bajo coste de implementación como la Realidad Aumentada (RA) pueden generar una revolución formativa creando experiencias inmersivas para los futuros doctores y dotándolos de una gran cantidad de información.

Un buen ejemplo de estas herramientas es la desarrollada por 3DMedical, denominada “Project Esper”, que utiliza la Realidad Aumentada para proporcionar representaciones en 3D que facilitan el estudio de la anatomía humana sin la necesidad de la intervención con cadáveres reales.

De este modo el profesional puede interactuar directamente con los tejidos y órganos de un caso real reduciendo así su tiempo de aprendizaje teórico

Otra aplicación de la RA que ha demostrado su valor formativo es AccuVein. Este monitor portátil proyecta en el paciente el sistema vascular a tiempo real y proporciona una gran ayuda cuándo se trata de evitar válvulas, bifurcaciones o comprobar la permeabilidad de las venas.

Finalmente, EchoPixel, es una herramienta que seguro cambiará la educación sanitaria ya que, mediante una representación en 3D, muestra los datos recopilados por resonancias magnéticas a un paciente en concreto. De este modo el profesional puede interactuar directamente con los tejidos y órganos de un caso real reduciendo así su tiempo de aprendizaje teórico.

La Realidad Aumentada, nos ofrece un mundo nuevo de posibilidades para formar a los profesionales de futuro.