Durante el 2017 se han publicado muchos artículos sobre la cardiopatía isquémica. Entre todos ellos, Martín-Asenjo R. et al.(1) han seleccionado seis por su relevancia en la prevención y tratamiento.

En prevención secundaria cardiovascular (CV) destacan los estudios FOURIER(2), COMPASS(3) y CANTOS(4).

El estudio FOURIER ha supuesto una novedad en el control de los factores de riesgo tras evaluar la eficacia y seguridad de evolocumab, un inhibidor de la PCSK9, frente a placebo en pacientes con enfermedad CV ateroesclerótica y C-LDL ≥ 70 mg/dl tratados con estatinas. Los resultados con evolocumab destacaron por la marcada reducción del C-LDL y la disminución significativa de los eventos CV frente a placebo, tras un seguimiento de unos 2 años, y sin diferencias en los acontecimientos adversos graves.

El estudio COMPASS respalda la optimización del tratamiento antitrombótico de los pacientes con cardiopatía isquémica crónica mediante el uso de rivaroxabán más ácido acetilsalicílico, con una clara superioridad frente al tratamiento por separado con rivaroxabán o ácido acetilsalicílico.

El estudio CANTOS(4) pone de nuevo el foco en la inflamación como elemento clave en la génesis del riesgo residual en la cardiopatía isquémica estable, tras examinar la eficacia y seguridad de canakinumab, un anticuerpo monoclonal antagonista de la interleucina 1 β, en pacientes con infarto de miocardio previo y actividad inflamatoria persistente.

Respecto a los síndromes coronarios agudos (SCA), destaca el artículo de Boeddinghaus et al.(5) que aborda el cribado del infarto de miocardio en pacientes que consultan por dolor torácico. Este trabajo respalda los cuatro algoritmos utilizados por su adecuada validez diagnóstica.

Los artículos sobre prevención secundaria CV podrían introducir cambios significativos en la reducción del riesgo a largo plazo.

En el caso del SCA sin elevación de ST, hay que mencionar el metaanálisis PROSPERO(6) que concluye tras el análisis de ocho ensayos clínicos que la estrategia invasiva precoz reduce de forma significativa la mortalidad en algunos subgrupos preespecificados.

Por otro lado, en SCA con elevación de ST, destaca el ensayo clínico COMPARE-ACUTE(7) dirigido a esclarecer el beneficio de la angioplastia de lesiones no culpables en pacientes con enfermedad multivaso.

Referencias:
  1. Martín-Asenjo R, Aboal J, Masip J, et al. Selección de lo mejor del año 2017 en cardiopatía isquémica. Rev Esp Cardiol (Engl Ed) 2017 Dec 5. pii: S1885-5857(17)30559-5. doi: 10.1016/j.rec.2017.10.033.
  2. Sabatine MS, Giugliano RP, Keech AC, et al. Evolocumab and Clinical Outcomes in Patients with Cardiovascular Disease. N Engl J Med 2017;376(18):1713-22.
  3. Eikelboom JW, Connolly SJ, Bosch J, et al. Rivaroxaban with or without aspirin in stable cardiovascular disease. N Engl J Med 2017;377(14):1319-30.
  4. Ridker PM, Everett BM, Thuren T, et al. Antiinflammatory therapy with canakinumab for atherosclerotic disease. N Engl J Med 2017;377(12):1119-31
  5. Boeddinghaus J, Nestelberger T, Twerenbold R, et al. Direct comparison of 4 very early rule-out strategies for acute myocardial infarction using high-sensitivity cardiac troponin I. Circulation 2017;135:1597–1611.
  6. Jobs A, Mehta SR, Montalescot G, et al. Optimal timing of an invasive strategy in patients with non-ST-elevation acute coronary syndrome: a meta-analysis of randomised trials. Lancet 2017;390:737–46.
  7. Smits PC, Abdel-Wahab M, Neumann FJ, et al. Fractional flow reserve-guided multivessel angioplasty in myocardial infarction. N Engl J Med 2017;376:1234–44.