El pasado noviembre, se publicó una actualización de la guía de 2013 para el manejo del colesterol en sangre de la American Heart Association y la American College of Cardiology (guías AHA / ACC), junto con otras asociaciones internacionales. Entre las novedades, destaca la inclusión de recomendaciones sobre el uso de los inhibidores de la PCSK9 en pacientes con alto riesgo de futuros eventos coronarios.

Recomendaciones guías AHA / ACC 2018

La primera medida para la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares sigue siendo un estilo de vida saludable. Los especialistas recomiendan una dieta equilibrada y realizar ejercicio periódicamente, especialmente en aquellas personas con alto riesgo de enfermedad coronaria. En la actualización, la estimación del porcentaje de riesgo de síndrome coronario agudo (SCA) a los 10 años se mantiene como una herramienta para ayudar en la toma de decisiones terapéuticas. Sin embargo, se hace hincapié en que debe existir un diálogo fluido entre el paciente y el médico para que las decisiones se tomen conjuntamente. Eso es especialmente importante para los pacientes en los que puedan existir dudas sobre el tratamiento a aplicar, como aquellos con riesgo intermedio de SCA (pacientes que no padecen diabetes mellitus, pero que tienen niveles de C-LDL ≥ 70 mg /dl y riesgo de SCA calculado a 10 años de ≥7,5 % – 19,9 %). En estos casos, la medida de calcio de la arteria coronaria (CAC) puede resultar muy útil para decidir si es necesario un tratamiento farmacológico.

El papel de las estatinas e inhibidores PCSK9 (evolocumab)

Las estatinas continúan considerándose los fármacos de primera elección para reducir los niveles de colesterol. Según el perfil de los pacientes y su riesgo de SCA, se recomiendan terapias de baja, media o alta intensidad. Para aquellos pacientes que han sufrido eventos cardiovasculares recientes y que, por consecuencia, tienen un riesgo muy alto de SCA, la guía sugiere la prescripción de forma escalonada de nuevos fármacos hipolipemiantes. Si la meta de niveles de C-LDL no se ha cumplido con el tratamiento con estatinas de alta intensidad, se recomienda agregar ezetimiba. Si los niveles de C-LDL se mantienen ≥70 mg/dl, se debe considerar añadir un inhibidor de la PCSK9, como evolocumab o alirocumab.

La nueva guía AHA/ACC 2018 para el manejo del colesterol en sangre es un documento más práctico, donde se proponen una serie de pautas y recomendaciones para la prevención primaria y secundaria de enfermedad cardiovascular. Presenta un enfoque hacia tratamientos muy personalizados, teniendo en cuenta los factores de riesgo de cada paciente de forma individual.

Referencia:
Grundy SM, Stone NJ, Bailey AL, et al. 2018 AHA/ACC/AACVPR/AAPA/ABC/ACPM/ADA/AGS/APhA/ASPC/NLA/PCNA guideline on the management of blood cholesterol: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol 2018; S0735-1097(18)39033-8
https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/CIR.0000000000000625