Disminuir el riesgo cardiovascular

Las principales guías clínicas recomiendan la práctica de ejercicio físico en pacientes con riesgo cardiovascular junto a sus tratamientos farmacológicos o el resto de medidas de control de su estado de salud, como el respeto por una alimentación saludable. En este contexto, ¿pueden los pacientes digitales tener un corazón más en forma?

El sedentarismo (o falta de ejercicio físico regular), que padece un 47% de la población, es uno de los principales responsables de enfermedades cardiovasculares. La mejor manera de evitar este deterioro es realizar ejercicio físico de forma frecuente. Los beneficios del ejercicio físico son múltiples para pacientes con enfermedades cardiovasculares, desde fortalecimiento del corazón, el incremento del flujo sanguíneo, la mejora el estado de ánimo de estos pacientes, fortalecer huesos y músculos e incluso ayuda a dormir mejor.

 

Plan de ejercicio físico personalizado

En este artículo queremos reflexionar acerca de cómo los pacientes digitales (es decir, aquellos que utilizan la tecnología para gestionar su salud) pueden tener un corazón más en forma ya que la tecnología le facilita seguir un plan de ejercicio físico personalizado, y monitorizado y que éste esté motivado a hacerlo de forma sostenida.

Para que un paciente crónico pueda seguir un plan personalizado de ejercicio físico debemos dar respuesta a una serie de retos:

  • Sensibilizar al paciente crónico sobre los beneficios en salud del ejercicio físico.
  • Motivarles para que tenga una vida activa.
  • Recordar, formar y ofrecer alternativas de ejercicio que pueda realizar.
  • Monitorizar y visualizar la actividad realizada.
  • Demostrar los beneficios en salud del ejercicio físico en cada paciente.
  • Implicar a los profesionales de la salud en la prescripción y seguimiento del ejercicio físico que hace el paciente con diabetes.

A continuación, queremos mostrarles ejemplos reales de cómo solucionar algunos de estos retos:

 

Sensibilizar a los pacientes crónicos

1. En primer lugar, debemos sensibilizar, formar e informar a los pacientes crónicos de la importancia del ejercicio físico para mejorar su estado de salud. En los canales digitales encontramos multitud de iniciativas como La Carrera Popular del Corazón. Muy bonita también es la campaña #donantedeganas de la Federación Española de Fibrosis Quística (FEFQ) donde promueve que los pacientes hagan deporte. Os animamos a ver este vídeo.

#donantesdeganas FEFQ

Formación sobre prescripción de Ejercicio físico

2. En segundo lugar, debemos ayudar al profesional sanitario a que pueda prescribir ejercicio físico. Muchos de los médicos de atención primaria, como agentes clave en el seguimiento de este tipo de pacientes, o los cardiólogos, tienen carencias formativas a la hora de prescribir o recomendar un programa de formación en ejercicio físico a sus pacientes:

– La Universidad Francisco de Vitoria ofrece un curso on-line para que los profesionales se capaciten en la prescripción de un programa de ejercicio físico a sus pacientes. Lo realiza junto a la editorial médica especializada Panamericana. Podéis acceder al curso a través del link que os hemos indicado.

– La SEHLELHA, con la coordinación del Dr. José Abellán (director de la Cátedra de Riesgo Cardiovascular en la U. Católica de Murcia, UCAM), llevan unos años ofreciendo un curso de Formación sobre Prescripción de Ejercicio Físico al que se puede acceder a través del link en el texto. Esta iniciativa cuenta ya con 3 potenciales cursos:

– Prescripción del Ejercicio Físico en Paciente Hipertenso (7,4 créditos)

– Prescripción del Ejercicio Físico en Pacientes diabético, obeso y dislipémico (6,1 créditos)

– Prescripción del Ejercicio Físico en personas mayores y deportistas con riesgo cardiovascular.

 

Motivar al paciente para el ejercicio físico

3. En tercer lugar, debemos motivar a los pacientes para que hagan ejercicio físico:

– Debemos ofrecer materiales a los pacientes para que sepan qué tipo de ejercicio físico pueden realizar. En Internet podemos encontrar multitud de recursos digitales que podemos entregar a los pacientes. Sin embargo, en este campo, todavía hay mucho que mejorar en cuanto a la personalización de estos programas a la singularidad de cada paciente.

– Las redes sociales pueden ser un buen aliado ya que permite crear comunidades de pacientes para hacer ejercicio físico. Team One se trata de un grupo de deportistas amateur formado por personas con diabetes tipo 1. Ellos practican diferentes disciplinas deportivas, como el running, el ciclismo o la natación, siempre bajo el equipo TEAM ONE. El objetivo de este equipo es concienciar de la importancia del deporte en el tratamiento de la diabetes y demostrar que con diabetes se puede lograr cualquier meta deportiva y que padecerla no es ninguna limitación. En su webno sólo informan de las distintas iniciativas y actividades del equipo, sino que también educan de cómo practicar deporte siendo diabético.

– Otra fantástica iniciativa es ‘La Diabetes Cup’ que es el único torneo de fútbol dirigido a niños y niñas con diabetes de todo el país.

Torneo de futbol para niños diabeticos

 

Monitorizar el ejercicio físico de los pacientes

4. En cuarto, y último lugar, es fundamental monitorizar el ejercicio físico que están realizando los pacientes. La mayoría de teléfonos inteligentes (smartphones) permiten medir la cantidad de deporte que practican sus usuarios. Los pacientes pueden contar con aplicaciones como Runkeeper o Runstatic, que se convierten en nuestros entrenadores personales para que tengamos un plan de ejercicio adecuado a nuestras necesidades y nuestras agendas. Además, las pulseras o los relojes inteligentes (como las de Fitbit & Garmin, líderes del mercado en este segmento) permiten monitorizar la cantidad y calidad de nuestro ejercicio. En esta misma línea, están apareciendo soluciones para pacientes crónicos que ofrecen asesoramiento del ejercicio físico a realizar:

Esporti Masters. Se trata de una APP dónde las personas mayores pueden recibir consejos de cómo hacer ejercicio y llevar un registro del mismo. Además, todo esto lo acompañan con un juego. Gracias a llevar una vida saludable puedes ir simulando que participas en los últimos juegos olímpicos.

Diabeting es una APP sólo disponible para Android que ayuda a los pacientes con diabetes tipo 2 a realizar ejercicio físico. Simula al paciente que está haciendo ejercicio físico y además muestra vídeos del tipo de ejercicio físico de fuerza que debe hacer el paciente.

Estos son sólo algunos de los ejemplos reales de cómo las herramientas y los canales digitales pueden ayudar al profesional sanitario y al paciente a hacer ejercicio físico. Sin embargo, y como estudioso de la salud digital, no existe ninguna iniciativa que ayude al profesional a prescribir ejercicio físico personalizado a las condiciones de salud del paciente y que además le permita acompañar en este proceso para asegurar que este ejercicio físico tiene realmente efectos positivos en el estado de salud del paciente crónico.

¿Y tú, prescribes ejercicio físico a tus pacientes? ¿y cómo lo haces?

 

Autor:

Xavier Olba, Consultor Estrategia Digital e Innovación y Colaborador de Red 3.0