Esta semana estuvimos en el Gamification Day, una jornada de trabajo dónde se puso en valor el poder del juego (gamificación) como un motor para transformar nuestra sociedad. Gracias al estímulo de haber asistido a esta jornada, hoy queremos reflexionar sobre el rol que puede jugar la gamificación en la gestión de la salud de pacientes y profesionales sanitarios.

¿Pero que es la gamificación? Según Wikipedia se trata del uso de técnicas y dinámicas propias de los juegos y el ocio en actividades no recreativas.

Yo soy un enamorado de cómo la gamificación es un motor muy eficaz para transformar aquellos hábitos y costumbres que limitan la evolución de nuestra sociedad.

Tuve la suerte en el pasado de dar a luz a Diguan junto la Federación Española de Diabéticos. Diguan fue la primera mascota que tenía diabetes tipo 1 y que nos ayudó a formar a los niños con diabetes tipo-1 a formarse en hábitos saludables.

*Diguan

A nadie se le escapa que los juegos para mejorar la salud de los pacientes son una herramienta muy eficaz. Ya tenemos un largo camino recorrido sobre el uso de los juegos digitales en salud. Ya hace 5 años, Nintendo reinventó su sector con el lanzamiento de Brain-training, un juego para que personas adultas entrenaran su cerebro a través de ejercicios mentales. También la consola Wii, lanzó Wii-Fit un entrenador personal digital que ayudaba a sus usuarios a hacer gimnasia en casa.

Pero hoy nos queremos centrar exclusivamente en esta pregunta ¿Los cardiólogos ‘juegan’ con la salud? Es decir, ¿los cardiólogos están ‘jugando’ para ser mejores profesionales? ¿o los cardiólogos prescriben juegos de salud a sus pacientes? Para ello quiero mostrarles varios ejemplos prácticos.

Ya en los congresos médicos se han incorporado técnicas de gamificación como la tele-votación para recoger las opiniones de las asistentes a las preguntas que lanzan los ponentes.

La Liga de Casos Clínicos es una de las iniciativas más extendidas ya que se asemeja a la Champions League de los Cardiólogos. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) realiza este concurso abierto a la participación de todos los profesionales de la salud interesados en la práctica clínica. La competición se basa en la publicación periódica en la web de diferentes casos clínicos de cardiología, en formato texto y multimedia, que llevan asociado un cuestionario con preguntas tipo test. Los participantes además de obtener los créditos de la Comisión de Formación Continuada del SNS, obtienen la puntuación a través de las respuestas marcadas en el cuestionario. Los concursantes que más puntos obtienen en la fase regular, podrán participar en la final que se celebra durante el congreso nacional. ¿Ya compites tú en esta competición para ser el cardiólogo mejor formado?

A pesar del éxito de esta iniciativa, la cardiología todavía no han puesto en marcha juegos que se pueda aplicar en su práctica asistencial. En cambio, otras patologías si que han incorporado de forma decidida los juegos para mejorar algunos aspectos de la gestión de los pacientes.

Por ejemplo, diabetes es una de las patologías más gamificadas.

Uno de los juegos españoles que han aparecido recientementes es Diabeting. Lo destaco por su eficacia en el cambio de hábitos del paciente es el que han puesto en marcha la Sociedad Española de Diabetes y la start-up Social Diabetes y en el que he tenido la suerte de participar. Diabeting, disponible en Google Play, es una aplicación para smartphone para motivar y monitorizar el ejercicio físico que deben realizar los pacientes con diabetes tipo-2. El paciente puede recibir un entrenamiento de los ejercicios de fuerza que tiene que hacer con fáciles vídeos que le muestran como hacerlos. Y por otro lado, puede motivarse a hacer ejercicio aeróbico, ya que cada vez que sale a pasear se le acumulan los kilómetros recorridos y simula que está haciendo el Camino de Santiago.

Otro de los juegos que han tenido una gran aceptación es Health Seaker que ha sido desarrollado por la Universidad de Harvard y la Diabetes Hands Foundation. Los participantes se les propone una serie de retos con su salud, desde el cumplimiento terapéutico, dieta, ejercicio o conocimiento de su patología con el objetivo de empoderarlo. A la que van resolviendo estos retos puede compartir sus logros con sus familiares y amigos a través de Facebook. Así estos se presentan como un refuerzo clave para los pacientes para incrementar su adherencia terapéutica.

¿Serían válidos estos juegos en pacientes con problemas cardiovasculares? ¿crees que los pacientes con patologías cardiovasculares les podrían ayudar el juego a mejorar su cumplimiento terapéutico y a empoderarse para tomar decisiones más inteligentes?

Estoy seguro, que en un futuro cercano los profesionales de la salud y en especial los cardiólogos irán incorporando más estas herramientas como fuente de motivación para ellos y sus pacientes.

Pero para ellos antes algunos investigadores están intentando demostrar el beneficio real de estos juegos. Ya encontramos algunos estudios clínicos que pretenden demostrar los beneficios en salud de este tipo de iniciativas. Quería destacar la investigación que han hecho unos cardiólogos daneses que han estado probando ‘The Heart Game’ en pacientes con problemas cardiovasculares que requiere telerehabilitación cardiológica. Tenéis el diseño del estudio en este link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4754508/. Los principales resultados concluyen que estas técnica resultan muy eficaces para motivar a los pacientes para incrementar la dificultad de los ejercicios que tienen que hacer de forma individual.

¿Os atreveréis en un futuro cercano los cardiólogos a ‘jugar’ en salud en un futuro?

Autor: Xavi Olba, Consultor en Estrategia Digital e Innovación.