Muchas de las películas más taquilleras de la historia del cine se basaban en el papel que un robot tenía en la sociedad. Así, en películas como Star Wars, Terminator, Matrix o Black Mirror los robots son los protagonistas en su sociedad.

¿Crees que un robot puede aportar soluciones que aporten beneficios a los problemas de los pacientes?

Hasta hace unos años era impensable qué en nuestro sistema de salud, robots como los de las películas tuvieran un rol clave. Sólo algunas especialidades quirúrgicas ya han adoptado en su práctica profesional algunos robots que les concede mayor fiabilidad y precisión en determinadas intervenciones. Un buen ejemplo es el sistema quirúrgico Da Vinci es un robot de cirugía que permite optimizar el rango de acción de la mano humana, reduciendo el posible temblor y perfeccionando todos los movimientos del cirujano. Además, también permite contar con una visión 3D que facilita la toma de decisiones. Este robot ya ha estado muy implementado en los principales hospitales de referencia a nivel mundial.

Pero son los robots sólo una herramienta que permitirá al médico a ser más precisos ¿se están incorporando los robots a otras disciplinas médicas?

Me gustaría compartir con vosotros algunas iniciativas que están aportando beneficios al sistema de Salud. Así, algunos hospitales han dado la bienvenida a robots que ayudan no sólo a preparar fármacos neoplásicos, sino que ayudan a la dispensación de los fármacos en el ámbito hospitalario. Yo he tenido la suerte de ver en funcionamiento los robots del Hospital de la Fe de Valencia que recoger los fármacos de los pacientes en el almacén en el hospital y los llevan a través de unos carriles y unos montacargas a las habitaciones. El ahorro de costes, la reducción de tiempos y minimizar errores son algunas de las ventajas que aporta.

Otro de los puntos en los que se está incorporando robots es en la atención al paciente y sus familiares. Así en 2 hospitales belgas están haciendo sendos pilotos . Ambos han contratado a 2 unidades de Pepper, un robot humanoide de 1,2 metros para atender a los usuarios del hospital en puntos críticos del proceso asistencial. Ambos robots están dotados de inteligencia artificial y son capaces de entender lo que los humanos les preguntan (en más de 20 idiomas), procesarlo y ofrecer una respuesta a la petición que le hacen los pacientes. En uno de los dos hospitales se está utilizando al robot Pepper para filtrar y hacer un primer anamnesis del paciente. En el otro hospital el robot guía a los usuarios por el hospital.

 

Imagen de Pepper

En Japón encontramos a Riba desarrollado por una empresa japonesa. Este robot con una apariencia muy amigable, es capaz de asistir a la gente de edad en tareas diarias, como por ejemplo levantarles de su cama y ponerles en su silla de ruedas y viceversa, dándole a los pacientes mayor y más independencia sin necesidad de solicitar ayuda en todo momento.

Otra de las funcionalidades en la que se está probando a los robots es en la formación y educación a los pacientes. La Universidad Politecnica de Valencia ha desarrollado a Andy, el primer robot que padece diabetes tipo-I. Andy tiene una pantalla dónde informa de su nivel de glucosa. Internamente sus investigadores le han programado con un procesador que hace que en función de determinadas circunstancias el nivel de glucosa de Andy cambie y no sólo eso, si no que el comportamiento de Andy depende de sus niveles de glucosa. Este robot está demostrando su gran aportación a la educación de los niños con diabetes tipo-1.

Imagen de Andy

Estos son algunos ejemplos reales de cómo los robots están llegando el ámbito de la salud para aportar soluciones innovadoras. Muchos profesionales lo están incorporando con estudios clínicos para demostrar su validez. Sin embargo, el gran debate que se abre en la comunidad sanitaria, es si los robots acabarán sustituyendo a los profesionales sanitarios. ¿los robots pueden tomar decisiones más inteligentes que los humanos? En próximas entregas veremos como la inteligencia artificial confiere un conocimiento inagotable a los robots, conocimiento inalcanzable por un médico.

 

Autor: Xavi Olba, Consultor en Estrategia Digital e Innovación.